Buscar

¿Lesiones de golf? Recupérese rápidamente con la última tecnología

Junio 2013

PERÚ GOLF

Los golfistas presentan lesiones en el miembro superior que pueden ser de dos tipos: una lesión aguda poco común que se origina por un swing incorrecto o una dolencia mucho más frecuente ocasionada por la exacerbación de una afección degenerativa subyacente. Esta última ocurre con frecuencia porque quienes practican golf, en muchas ocasiones, son personas mayores que presentan las patologías comunes de la población madura. Lo irónico es que estos problemas empiezan a manifestarse a una edad más temprana debido a que el swing de golf implica una exigencia del miembro superior del cuerpo.

Sebastián Salem: el golfista de las “cirugia de la suerte

La segunda operación no fue tan complicada pero ya tenía tres años sintiendo molestias. Inicialmente el doctor Badia me dijo que podía mejorar con la terapia y, en efecto, mejoré, pero el problema se manifestó de nuevo. ¡En ese momento no lo dudé y dije a operarnos de una vez!“, señala Salem, quien sugiere a los deportistas que acudan a sus doctores en sus respectivos países de origen, pero si no encuentran una solución concreta piden una cita con el doctor Badia. “Aquí tienen de todo: la clínica, el centro de cirugía y el centro de rehabilitación. El doctor siempre está al pendiente de todos sus pacientes. ¡Hasta ahora no sé cómo hace para tener tiempo, pero atiende muy bien a todos!”, manifiesta con una sonrisa.

Los golfistas dependen de una armonía del movimiento del hombro, el codo y la muñeca, libre de cualquier complicación que les permita disfrutar la práctica del deporte al máximo. Por ese motivo, un especialista ortopédico de la extremidad superior debe tratar sin demora las afecciones dolorosas para permitir que el atleta retome el deporte rápidamente y con el mejor nivel que sea posible.

Lea el artículo original abajo.

¿Lesiones de golf? Recupérese rápidamente con la última tecnología

¿Quiere ver más?

Encuentre vídeos en directo de procedimientos o testimonios reales de nuestros pacientes.